Diagrama de llaves

El diagrama de llaves es una de las formas en las que se puede representar un cuadro sinóptico, pues posee una estructura sencilla y es perfecto para sintetizar grandes cantidades de información, convirtiéndose así, en un esquema visualmente fácil de comprender.

Pero, aunque se trate de un gráfico simple, debemos tomar en cuenta algunos factores importantes si realmente queremos realizarlo con éxito, por eso explicaremos qué es, cuáles son sus características y dejaremos un par de ejemplos para ayudar a entenderlo mejor.

Diagrama de llaves
Diagrama de llaves

¿Qué es un diagrama de llaves?

El diagrama de llaves es una herramienta gráfica que sintetiza la información más relevante de un tema de estudio, puntualizando solo las ideas principales y secundarias del mismo, además de describir brevemente los conceptos estrictamente necesarios para obtener un análisis completo con pocas palabras.

De hecho, los recursos visuales más importantes de este tipo de esquema son lasllaves”, que sustituyen el uso de otros elementos como las flechas, líneas o una gran variedad de figuras geométricas comunes en diagramas de estilos distintos.

Gracias a su estructura tan útil para jerarquizar datos, los mapas de llaves, como también se les conoce, pueden estimular la memoria visual de las personas y contribuir a una mayor posibilidad de que las mismas, retengan mejor la información.

Por esta razón, se le considera una de las técnicas gráficas más efectivas en las diversas ramas de la pedagogía, ya sea en manos de los facilitadores a la hora de instruir a sus estudiantes, o de estos últimos para emplearla durante sus exposiciones.

Características del diagrama de llaves

El diagrama de llaves es un instrumento de estudio bastante práctico, el cual, entre su cómoda estructura y el resto de sus particularidades, dota fácilmente de claridad a la información que presenta, por ello explicaremos las características principales de este tipo de esquema, a continuación:

  • Utiliza llaves como elemento visual: es la principal característica de este estilo de gráfico. Sirven para agrupar y desglosar las ideas correspondientes a una misma categoría.
  • Estructura sencilla: todo mapa de llaves posee un título corto seguido por las ideas principales, luego las secundarias y finalmente, los conceptos complementarios.
  • Se lee de izquierda a derecha: empezando por el título y en orden jerárquico, el diagrama de llaves presenta los datos de la misma manera en la que leemos, lo cual ayuda a comprender los datos organizadamente y sin complicaciones.
  • Analiza un único tema: parte de un solo argumento, pero lo estudia desde los puntos más importantes que posee.
  • Jerarquiza las ideas importantes: presenta los puntos clave del tema según su grado de relevancia, dejando por fuera cualquier dato prescindible para el estudio en cuestión.
  • Añade textos complementarios: se añaden solo en caso de ser necesarios para aclarar la información. Deben escribirse mediante oraciones cortas que agreguen valor al contenido anterior.
  • Sintetiza grandes cantidades de información: recurriendo a palabras clave, el esquema de llaves puede resumir el contenido que realmente importa, sin dejar lugar a datos sin interés ni a redundancias.

¿Cómo hacer un diagrama de llaves?

Ya que depende de un diseño sencillo, el diagrama de llaves se puede realizar en programas de edición computarizados o simplemente a mano, pero en cualquiera de los casos se deben considerar los siguientes pasos:

  1. Prepara tu espacio e instrumentos de trabajo: ya sea empleando softwares como Word, PowerPoint o solo una hoja de papel, es imprescindible que el diseño se haga de forma horizontal porque la información va de izquierda a derecha. Los márgenes no deben ser muy anchos y debemos identificar los botones adecuados para insertar elementos en los programas de edición, o contar con lápiz, colores y marcadores si lo hacemos de manera manual.
  2. Define el tema central: antes de comenzar con el diseño, es necesario leer todo el contenido referente al objeto de estudio y deducir cuál será el enfoque que se le dará para poder sintetizar los aspectos más relevantes.
  3. Identifica las ideas principales: una excelente manera de hacerlo, es utilizar distintos colores para subrayar o resaltar los datos de interés según su grado de importancia.
  4. Dibuja el borrador: antes de hacer el arte final, es bastante útil realizar un boceto para observar si la información se explica con claridad, o si el diagrama está bien diseñado.
  5. Diseña tu diagrama de llaves: tras descartar los datos innecesarios y verificar que todo esté en orden, podremos dibujar el diseño definitivo pasando lo que hayamos decidido dejar en el borrador, a otra hoja en blanco. Si el esquema es para realizar una presentación en clase, podemos practicar la exposición empleando el gráfico como material de apoyo antes de hacer la presentación en público.

2 Ejemplos de diagrama de llaves

Finalmente, es necesario considerar algunos consejos adicionales, como practicar la forma en la que dibujamos las llaves cuando las hacemos a mano, o evitar colocar demasiado texto en las áreas correspondientes a los conceptos complementarios, pero en todo caso, dejaremos dos ejemplos para mostrar la manera correcta de elaborar nuestros diagramas:

Diagrama de llaves acerca de los métodos de investigación que existen:

Ejemplo de diagrama de llaves para investigación
Ejemplo de diagrama de llaves para investigación

En este segundo ejemplo de Diagrama de llaves muestra sobre los tipos de animales vertebrados que hay:

Diagrama de llave de animales vertebrados
Diagrama de llave de animales vertebrados

¿Cuánto te gustó este artículo?

Votos: 1

Otros diagramas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ultimas plantillas publicadas

Últimos diagramas